Revalidas

Las APA públicas animan a los padres de niños de 3.º que objeten contra la reválida

Aconsejan a las familias que decidan si sus hijos deben someterse a esta evaluación final si no han recibido información sobre las consecuencias que los resultados tendrán para los alumnos

La Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) de los colegios públicos aconseja a las familias que decidan libremente si los hijos deben someterse a la evaluación final de tercero de primaria, si no han recibido información suficiente sobre las consecuencias que los resultados tendrán para los alumnos.

El presidente de Ceapa, Jesús Salido, y el portavoz, José Luis Pazos, indicaron que es obligatorio para los centros aplicar esa prueba, pero que la ley no dice claramente que lo sea para los alumnos.

Explicaron que ni el ministerio, ni las administraciones autonómicas o los centros saben con detalle qué medidas ordinarias y extraordinarias se tomarán en caso de que el alumno no la superara.

Ceapa propone que los padres que lo consideren se dirijan al centro con un modelo de escrito para indicar que «no autorizan» que el alumno participe en la prueba por el «derecho a la educación de los hijos» y, si la dirección se niega, comunicarle que no asistirá ese día a clase por una «decisión familiar» privada.

«No decimos que la prueba sea mala, sino que se han pedido explicaciones sobre las consecuencias individuales. Si son aceptables, no nos oponemos, pero la respuesta habitual es el silencio más absoluto», argumentó Pazos, quien negó que sea un «boicot frontal» a la evaluación.

Según explicaron, dos comunidades incluirán los resultados en el expediente, y Castilla y León dijo «claramente» que se tendrán en cuenta para la promoción o repetición

La Voz de Galicia

Las reválidas de la LOMCE

La evaluación a todos los alumnos al finalizar tercer curso de Primaria” (se trata de la primera reválida realizada por el profesorado aunque no tendrá carácter eliminatorio, sí constará en el expediente académico del estudiante).

La evaluación al finalizar sexto curso de Primaria” (la segunda reválida, realizada por especialistas externos al centro, ya que parece que el profesorado de sexto no está preparado para ello).

revalidas1.jpg

Y seguimos. “Al finalizar el cuarto curso de la ESO, los alumnos realizarán una evaluación por la opción de enseñanzas académicas o por la de enseñanzas aplicadas” (tercera reválida, aplicada también por especialistas externos al centro, desconocedores del alumnado, de su realidad, de su estilo de aprendizaje, e incidiendo como en las otras, en que el profesorado de secundaria tampoco parece estar capacitado para evaluar a su alumnado. Quienes no aprueben serán expulsados del sistema educativo, invalidando el trabajo hecho durante cuatro años de escolarización).

“Evaluación final de Bachillerato” (cuarta reválida, después del segundo curso, para obtener el Título de Bachiller).

revalidas2


A partir de Secundaria, estos exámenes serán un castigo para quien no los apruebe, no buscando luchar contra el fracaso escolar, como ellos argumentan, sino más bien certificarlo, sirviéndose de él para legitimar un sistema que segrega al alumnado y produce y reproduce las desigualdades sociales (Fernández Enguita, 2012). Pero todas las pruebas estandarizadas que se proponen, tanto al final de la Primaria, como de la ESO y del Bachillerato, son de carácter censal; es decir, afectarán a todo el alumnado. No son pruebas de diagnóstico, sino reválidas que abren o cierran la posibilidad de continuar estudiando y sacar el título correspondiente, o bien marcan (como en Primaria) al alumnado para el resto de su escolaridad (Angulo, 2012). Son pruebas que afectan al expediente del alumnado (clasificándolo) y que tienen consecuencias académicas, pues se dan resultados de forma individual, y el alumno o alumna puede llegar a repetir curso en función de sus resultados al valorar en Primaria “la viabilidad del tránsito del alumno a la siguiente etapa” (Art. 21.1). No se trata, pues, de pruebas para conocer el estado o la situación del sistema, sino pruebas para descartar al alumnado.

lomce