Relixións nas aulas

Cientos de alumnos gallegos no pueden cursar su religión en el aula

Musulmanes o evangélicos exigen que todos sus niños reciban clases, pero reconocen que siempre se encuentran con obstáculos

FOTO:  JOSE MANUEL CASAL

Durante este curso hay 1.318 alumnos que tienen clases de Religión Evangélica en los colegios e institutos gallegos. Son más del doble que hace un decenio, cuando la cifra se situaba en 626. No obstante, no están todos los que son. Y la situación empeora cuando se trata de alumnado musulmán, ya que al ser menos tienen aún más dificultades para tener un profesor en su centro educativo. En este caso existe un acuerdo con el Gobierno central para dotar de docentes a los colegios e institutos, y en el año 2013 eran 242, distribuidos en 33 centros. Además, se trata de una materia de lengua árabe y cultura marroquí más que de Religión.

Representantes de estos colectivos aseguran que la inmensa mayoría de los estudiantes gallegos se quedan sin su clase de Religión, «pese a que hay leyes y acuerdos, pero no se cumplen», explica Mustafá Alendi, portavoz de los musulmanes. Alendi asegura que ya han hecho reclamaciones para que su alumnado también reciba clases de islam como tienen otros estudiantes, pero siempre se encuentran con obstáculos, como puede ser la falta de aulas o los problemas con los horarios. Al final, sostiene, son los propios centros del islam y lugares de oratoria los que realizan estas tareas: «Tenemos que suplir lo que no hace la escuela», dice este portavoz.

Hay un total de 24 centros en toda la comunidad que los fines de semana dan clase a los pequeños. Alendi asegura que hay localidades en donde van muchos alumnos, como en A Coruña, más de 50; Arteixo, con una cifra aún superior; o Santiago. «Al no cumplirse los acuerdos, tenemos que suplirlo los fines de semana en las mezquitas», dice.

En el caso de la Religión Evangélica, al ser más alumnado, tienen menos problemas, pero también hay estudiantes que pese a solicitar que se les imparten clases de esta religión, finalmente no lo consiguen. Mayka, responsable de Educación del Consello Evanxélico de Galicia, recuerda que en localidades como Lugo o A Coruña al menos una veintena de niños en cada concello no tienen profesor en sus centros, que se suman a otros municipios, como Vigo o Chantada. «Cada vez es más complicado, hace años aún había profesores que por un alumno se acercaban a un colegio, pero ahora es difícil», explica la responsable educativa del Consello, quien insiste en que cada año se reclama a Educación que todos los menores puedan tener clases de Religión.

Evitar la radicalización

Hace unos días, la Comisión Islámica Española estimaba que en España solo uno de cada veinte hijos de musulmanes podían cursar Religión en el colegio, con menos de 50 profesores contratados en todo el país. Uno de los argumentos de este colectivo es que la enseñanza en el aula permite fomentar la versión democrática de esta religión, y evita por lo tanto la radicalización de los menores si la aprenden por otras vías, como puede ser Internet. En concreto hacían referencia al último currículo que se aprobó de la materia, en el año 2014, que recoge la igualdad de oportunidades y género, el respeto a los derechos humanos y la oposición a todo tipo de violencia, por lo que de impartirse a todos los menores con religión islámica esta asignatura, podría convertirse en un instrumento para evitar la radicalización.

La matrícula baja con la edad

Según los datos de la Consellería de Educación, este año estudian Religión Evangélica 1.318 estudiantes y más de 194.000, Católica. Eso sí, a medida que avanzan las etapas es mayor el porcentaje de alumnos que se decantan por valores éticos, atención educativa, valores sociales o historia de las religiones, es decir, por las materias alternativas. Mientras que en infantil y en primaria el número de alumnos de Religión es más del doble que en sus alternativas; en secundaria y en bachillerato la cifra es ya similar.

Fonte: La Voz de Galicia