Menores excluidos do ensino público en Ceuta

Hoxe, 20 de novembro é o Día Internacional dos Dereitos da Infancia é un día para reflexionar sobre estos dereitos tan a menudo vulnerados

El Gobierno se niega a escolarizar a decenas de niños de origen marroquí

Mientras el ministro del Interior ha hecho hincapié en la necesidad de fomentar la integración, el Gobierno impide el acceso al colegio a los hijos de marroquíes que viven irregularmente en Ceuta

La ONG Digmun, que da clases extraoficiales a algunos de estos menores, calcula 30 niños afectados. Según Prodein, la situación en Melilla es exactamente la misma

La Ley de Extranjería y la Ley del Menor garantizan el deber y el derecho a la educación, independientemente del estatus administrativo


Una de las aulas de la ONG Digmun durante una de sus clases/ Fotografía: Gonzalo Testa

Una de las aulas de la ONG Digmun durante una de sus clases/ Fotografía: Gonzalo Testa

Le prometieron hace un año que su hija podría ir al colegio pero, un curso más, Amina se ha visto obligada a llevarla cada mañana a las clases extraoficiales impartidas por una ONG para que reciba alguna formación. “Me pregunta por qué su prima puede ir al colegio y ella no”, lamentaba su madre en noviembre de 2014. La respuesta sigue siendo la misma: el Ministerio de Educación bloquea la escolarización de los niños a los que no permiten empadronarse, la mayoría hijos de padres marroquíes que viven en Ceuta y Melilla de forma irregular.

Aunque durante las últimas semanas el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha hecho hincapié en diversas entrevistas en la importancia de la integración de los migrantes en la sociedad española, el Gobierno aún no ha tomado medidas para solucionar un limbo legal que lleva años dejando a menores fuera de las aulas. El Ministerio de Educación -con competencia en las ciudades autómas- y el Ayuntamiento de Ceuta – con capacidad para arreglar una serie de trámites que desbloquearían la situación- vulneran el derecho a la escolarización de al menos 30 niños en Ceuta que, debido a un limbo administrativo, no pueden ser censados. A su vez, debido a la falta de empadronamiento, no permiten su matriculación en los colegios.

La mayoría son hijos de marroquíes que viven en la ciudad autónoma de forma irregular porque, aunque tienen permiso para trabajar, hacer compras o buscar empleo en la localidad española, no pueden dormir en Ceuta. Esta situación incumple la normativa nacional: la Ley de Extranjería y la Ley Orgánica del Menor establece que todo menor que se encuentre en España puede acceder a un colegio público, independientemente de su estatus administrativo.

A quién afecta

Los perfiles son variados pero en su mayoría son hijos de los llamados “trabajadores transfronterizos”. Aunque no cuentan con permiso de residencia, miles de marroquíes pueden cruzar el perímetro ceutí cada día por razones laborales. Debido a diferentes motivos, algunas de estas personas acaban viviendo en la ciudad autónoma de forma irregular…

Fonte: El Diario.es

Continúa lendo esta noticia en: http://www.eldiario.es/desalambre/Gobierno-integracion-escolarizacion-Ceuta-Melilla_0_453905326.html