Los padres separados deberán firmar ambos la solicitud de colegio

La Consellería de Educación publicó ayer los requisitos por los que se guiarán este año los centros educativos para la admisión de nuevos alumnos, cuyos padres tienen entre el 1 de marzo y el 10 de abril para entregar sus solicitudes. Estas deberán registrarse en el colegio que se desea en primer lugar, aunque en el impreso podrán anotar hasta un máximo de seis por orden de prioridad.
Entre las principales novedades que se incluyen este año destaca el hecho de que, en el caso de que los padres del niño estén separados legalmente, «a solicitude de admisión e, se é o caso, a de cambio de centro educativo (por ser actos de exercicio extraordinario da patria potestade) terá que asinarse polos dous proxenitores».
Quedan excluidos de esta obligación aquellos padres que tengan atribuida la patria potestad con carácter exclusivo mediante resolución judicial, documentación que tendrá que acreditarse en el momento de registrar la solicitud.
Además, cuando los representantes legales del menor vivan en domicilios diferentes, se considerará que la residencia familiar -a efectos de recibir puntuación- es aquella en la que el progenitor conviva con el hijo, algo que se acreditará mediante el certificado de empadronamiento municipal.
Certificación específica
Otra de las diferencias con respecto al curso pasado es que aquellos niños que excepcionalmente vivan con un pariente, además del padrón municipal, deberán justificar su «convivencia real mediante certificación específica expedida, para tal efecto, polo Concello, a partires de informes da Policía Local ou da Garda Civil, agás no caso de menores en situación de acollemento, no que as familias de acollida presentarán unha fotocopia da resolución ditada pola Xefatura Territorial da Consellería de Traballo».
Asimismo, las parejas que tengan acogido un niño tendrán garantizada una plaza escolar en el mismo centro educativo en el que se escolarice otro menor dependiente de la misma unidad familiar.
La reciente aprobación de la normativa sobre atención a la diversidad también se tendrá en cuenta a la hora de matricular a estos alumnos, ya que deberán ser atendidos por personal específico.
A esto se une que todos los centros, tanto públicos como concertados y privados, deberán de reservar tres plazas por unidad escolar para la escolarización de estudiantes con necesidades específicas de apoyo educativo en los primeros cursos de educación primaria y secundaria, y el primer curso del ciclo de infantil (niños de 3 años).
Autobaremación
Los padres que inscriban a su hijo por primera vez en un ciclo educativo también deberán de cubrir una documentación numérica, en la que se deben autobaremar conociendo los sistemas de puntuación en función de los criterios de tener hermanos en el colegio, la cercanía del domicilio de la familia o del trabajo de los progenitores y la renta familiar.
En el caso de que en un centro haya más demanda que oferta, la jefatura territorial de Educación deberá verificar los datos de los solicitantes, y los consellos escolares de cada colegio también tendrán que comprobar la veracidad de la documentación acreditativa de los criterios alegados, además de revisar la puntuación, procediendo a su ratificación o rectificación según se corresponda o no con la realidad del menor.
Fonte: La Voz de Galicia