Lactancia materna

Los nuevos bancos de leche materna darán servicio a 200 niños cada año

El Sergas planea abrir en marzo uno en el hospital de Santiago y otro, en el de Vigo

FOTO: MÓNICA FERREIRÓS

Galicia se sumará antes de que termine el mes de marzo a la lista de comunidades que poseen bancos públicos de leche materna, una relación que actualmente integran Aragón, Baleares, Cataluña, Extremadura, Valencia, Andalucía y Madrid. Se convertirá en la única autonomía con dos servicios de ese tipo operativos al mismo tiempo, pues en las siete regiones citadas existe únicamente uno. Estarán ubicados uno en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago, en el Clínico, y otro en el Álvaro Cunqueiro, de Vigo. Darán servicio, según datos oficiales, a unos 200 críos cada año.

Este anuncio lo realizó ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, tras la reunión semanal de su Gabinete. El Servizo Galego de Saúde (Sergas) explicó luego que llevar a cabo la iniciativa tendrá un coste aproximado de 180.000 euros y aclaró que por cada litro de leche materna donado las unidades neonatales ahorrarán entre 6 y 19 euros en alimentación alternativa.

Precisó también la Consellería de Sanidade que, aunque los bancos se vayan a emplazar en Santiago y Vigo, estos darán servicio a toda su red de centros de la comunidad. Asimismo, detalló que del proyecto no podrá beneficiarse cualquiera, sino los lactantes que se encuentren hospitalizados a los que sus madres no puedan amamantar total o parcialmente, de manera transitoria o por causas irreversibles, y siempre bajo prescripción médica.

Fundamentalmente, serán usuarios del sistema los prematuros(dados a luz con menos de 32 semanas de gestación), los que pesen menos de 1,5 kilos y los que padezcan algún tipo de dolencia, como el síndrome de malabsorción, cardiopatías congénitas, fallos en el metabolismo, inmunodeficiencias y alergias a las proteínas de la leche de vaca. Y también aquellos que hayan tenido que someterse a alguna clase de operación quirúrgica, un trasplante de órganos o algún tipo de terapia inmunosupresora.

Donaciones gratuitas

El Sergas intentará en las próximas semanas tejer una red de madres donantes de leche. «A selección de mulleres rexerase por principios éticos e técnicos orientados a evitarlles prexuízos a elas e aos seus fillos, así como efectos adversos ás persoas receptoras», informó ayer en un comunicado. Las voluntarias no recibirán dinero del erario, de acuerdo con fuentes de la consellería consultadas sobre ello.

Las que deseen donar su leche, «unha vez verificados os criterios necesarios establecidos», serán formadas para realizar la extracción en su casa y conservar el líquido obtenido «de forma segura e adecuada». Siempre sin romper la cadena de frío, transportarán ellas también a los bancos la leche congelada, dentro de neveras portátiles adquiridas por la Xunta. «Alí -añade la nota de prensa- se comprobará que estea en condicións de ser procesado e almacenado para a súa distribución aos centros receptores». El tiempo máximo de conservación será de tres meses.

Garantizando la confidencialidad de los datos, el personal sanitario que atienda las instalaciones en Santiago y Vigo llevará para el Sergas un registro que va a permitir mantener la «rastrexabilidade de todo o proceso». Tanto las donantes como los padres de los bebés receptores tendrán que firmar consentimientos informados después de haber recibido comunicación de cómo funciona todo el sistema.

Un tipo de alimentación más adecuado que el artificial

Feijoo justificó ayer la creación de los dos bancos de leche materna esgrimiendo razones de ahorro pero, sobre todo, de salud. Posteriormente, el Sergas emitió un comunicado en el que defiende: «O leite materno é o máis adecuado para os lactantes. Comparado coa fórmula artificial, posúe importantes vantaxes para os neonatos prematuros ou de moi baixo peso ao nacer. Así, a transmisión de factores inmunoprotectores e de crecemento pode previr complicacións como a enterocolite necrosante e a infección invasiva».«E mostrouse -añade la nota- un mellor cociente de desenvolvemento nos nenos moi prematuros alimentados con materno».

La Voz de Galicia