La asociación de discapacitados de As Pontes abrirá su propio local tras 12 años de solicitudes

La asociación de discapacitados de As Pontes abrirá su propio local tras 12 años de solicitudes



24/01/2012 – Cristina Arias / El Progreso (As Pontes)

La asociación de discapacitados activos A Xanela, de As Pontes, abrirá este año, probablemente antes de verano, su primer local propio, una demanda que el colectivo viene reiterando desde su fundación, hace aproximadamente doce años.

El Concello, que ya sacó a concurso público el proyecto, destinará un total de 169.999 euros del Plan Miner a la construcción de una estructura arquitectónica modular configurable, que pese a no contar todavía con una localización final, se instalará en una zona céntrica de la localidad, según asegura el presidente de la entidad, Juan García Gómez, que se muestra «moi contento» de ver cumplida una demanda histórica de la asociación.

«Levabamos toda a vida solicitando un local propio e o Concello tratou de facernos un sempre, pero a burocracia é lenta… Aínda que o conseguimos», bromea el presidente de A Xanela, que asegura que la asociación tiene mucho que agradecer a Endesa, que les cedió de forma gratuita sus instalaciones en sus propios centros de formación para realizar sus talleres.

«Agora pagabamos un alquiler polas nosas oficinas -situadas en la Avenida de Vilalba, al lado de Correos- e con este novo local imos centralizar todos os nosos servizos no mesmo espacio e achegalos máis á xente», dice.

El inmueble, compuesto por varios módulos de acero, madera y aluminio, ocupará una superficie total de más de 160 metros cuadrados, totalmente accesibles y adaptados con rampas a las personas con discapacidad, tanto en las zonas de acceso como en el interior del edificio.

El espacio se dividirá en varios cubículos, con una oficina, un archivo y una sala para la junta directiva, además de la recepción, aseos, una sala de reuniones y un local de usos múltiples, el más grande, de aproximadamente cien metros cuadrados, para desarrollar los talleres.

El plazo para presentarse al concurso para la construcción de este inmueble se cierra hoy, por eso las empresas interesadas todavía pueden entregar sus ofertas en el registro general de la Casa Consistorial. Los pliegos de condiciones pueden consultarse en el concello o en la página web www.aspontes.com.

«A construción do módulo, unha vez adxudicado, ten un prazo de execución duns cinco meses», asegura el presidente de A Xanela, que espera que las actuaciones cumplan los tiempos para que antes de verano ya se puedan trasladar a las nuevas instalaciones. «Temos moitas ganas de que xa sexa unha realidade porque era algo que necesitabamos moito e que nos dará unha maior comodidade a todos os membros da asociación», asegura García Gómez, que tiene claro que con estas nuevas instalaciones se podrán incorporar nuevas actividades y reiniciar otras que se fueron suspendiendo por falta de espacios y de medios.

Historia

La asociación de discapacitados activos A Xanela, tal y como hoy se conoce, nació en As Pontes a principios del año 2000, tomando el relevo de la entidad que con el mismo nombre se centró desde abril de 1998 en los más pequeños.

En la actualidad, A Xanela cuenta con un total de 280 socios, de los que alrededor de 80 son personas con discapacidades. El resto son colaboradores, que ayudan con sus aportaciones a la financiación de la entidad pontesa, que cuenta a mayores con subvenciones de la Diputación de A Coruña y del Concello de As Pontes.

«A cuota dos socios é de doce euros anuales que se pagan en dous prazos, pero despois hai moita xente que decide entregar máis cantidades de forma voluntaria para axudar á entidade, que é sen ánimo de lucro», explica el presidente.

Entre los usuarios, hay gente con discapacidad de As Pontes, As Somozas, Moeche y los concellos chairegos de Muras y Xermade. Y son de todas las edades, «dende os 16 ou 17 anos aos que teñen máis de 60. Máis pequeniños non os hai porque xa están en centros máis especializados», asegura Juan García.

Actividades

«A Xanela é como un respiro familiar. Facemos actividades tódolos días e temos servizo de transporte para recoller a todos nas súas casas e volver a levalos», explica Juan García.

Las actividades se programan de lunes a viernes, de 16.00 a 19.00 horas, y entre el programa hay un poco de todo: «Os luns e os martes facemos bolillos, os xoves cestería e o resto dos días temos bisutería e actividades para fortalecer a memoria, aprender a leer, escribir…, además de traballos de manualidades e creatividade de todo tipo».

Un día a la semana, además, lo reservan como día libre para hacer «o que apeteza»: jugar, tomar un café, charlar… También organizan celebraciones y fiestas en los días más marcados en el calendario.

En lo que respecta al trabajo, varios usuarios de A Xanela participaron durante años en un pequeño proyecto empresarial, una carpintería en As Pontes, y durante algún tiempo se dedicaron a fabricar cajas de cartón para la empresa Arteixo Telecom. Hacían unas 400 cajas al día y se repartían los beneficios entre todos.

Primer centro: Una demanda histórica

A Xanela lleva años solicitando un local propio para desarrollar su actividad. Comenzaron con una oficina en la estación de autobuses y un taller en el Hexágono de A Fraga. Se trasladaron a las aulas de formación de Endesa, que les cedió otras recientemente frente a la central.

Fuente: El Progreso