Educar en igualdade: os xoguetes

Ha llegado la época del año en la que los padres y madres de familia se interrogan sobre el regalo de Reyes ideal para sus hijas e hijos. Generalmente la decisión es dificil, pues la oferta juguetera es gigantesca, el marketing agobiante y las exigencias de niñas y niños cada vez más altas.

Al entrar en cualquier hogar, es fácil adivinar si ahí hay chicas ó chicos, simplemente basta observar los juguetes que encuentras a tu paso. Si lo que ves son robots, camiones, trenes, aviones y balones es seguro que se trata de un niño; mientras que si notas un exceso de color rosa, muñecas, tul y peluches, significa sin duda que pisas el territorio de una niña.

jouets sexiste

Esta separación es radical en las tiendas de juguetes: los pasillos están divididos en rosa para las niñas y azul para los niños. En general el departamento de niños es de colores sólidos e implica energía, audacia, competencia; mientras que la sección de niñas es de colores suaves y transpira  belleza, vanidad, orden y domesticidad. Por eso, no nos sorprendemos cuando un niño rechaza un juguete de características “femeninas” alegando que es “de chicas”.

Los juguetes sexistas reproducen el estereotipo de sociedad patriarcal, machista, en la que la mujer limpia y cuida de los bebés limitando su potencial para abarcar otras tareas mientras que el hombre construye, inventa y crea ajeno a las tareas del hogar.

Algunos padres y madres se preocupan si su pequeño hijo elige las muñecas en vez de jugar a los pistoleros, ó les parece  raro sí la hija prefiere jugar a los piratas en vez de entretenerse con una Barbie. La verdad es que las pequeñas y pequeños no tienen idea de lo que significa la programación de géneros. Pero, lo que sí saben es que disfrutan realizando ciertas actividades, ya sea construir, ordenar, jugar un rol, adivinar, etc. y estos juegos pueden ser de cualquier color.

jouets

Hoy en día, los roles de género específicos al hombre y a la mujer no están tan marcados en las familias, por lo que no debería impresionarnos ver a una niña que se divierte con un taladro de juguete, imitando como su madre instala los cuadros en la pared y ensambla los muebles recién comprados.

Personalmente, no recuerdo haberme sentido limitada a sólo juguetes “para niñas”. Igual me daba por lanzar canicas que por jugar a las comiditas. También, organizaba juegos en los que participaban juguetes “exclusivos de chicos”, por ejemplo secuestrando el He-Man de mi hermano para hacerlo competir con mi muñeca Tartita de Fresa. Supongo que también hoy, chicos y chicas juegan a todo lo que les divierte, independientemente de las etiquetas, pero su entorno esta lleno de mensajes sexistas y es fácil entrar en confusión.

Elizabeth Sweet, investigadora de género y juguetes infantiles en la UC Davis, sostiene que son muchas las razones por las que prevalece el marketing basado en el género. Los fabricantes de juguetes saben que segmentando el mercado en grupos y categorías, pueden vender más versiones del mismo juguete.

Por ejemplo Lego, que durante años se ha dirigido a los chicos, recientemente lanzó una línea de productos en colores pastel llamada: Lego Friends con el fin de atraer también a las niñas. Desafortunadamente, con esta nueva gama Legosugiere que las chicas sólo estamos interesadas en decorar casas, hacer amigas, organizar fiestas e ir a la peluquería, mientras que los chicos crean estructuras impresionantes y son los héroes de la película.

Los chicos al volante, las chicas de adorno.

Ahora, hasta los juegos de mesa y de estrategía, que antes eran unisex, son diseñados con “universo de chica” y “universo de chico”, lo cual dificulta la mezcla de jugadores y los intercambios entre niñas y niños. Es evidente que el interés del marketing  es: “dividir para vender mejor” y esto no va de acuerdo con el “jugar juntos”, esencial para lograr un mejor “vivir juntos”.

Afortunadamente, algunas marcas ya han dado el paso hacia una producción y publicidad más neutral de juguetes infantiles. En Inglaterra y Suecia la cadena Toys ‘r’ Us ha reaccionado ante las campañas de la asociación Let Toys be Toys y hace una pubicidad menos sexista. También, en Francia, la cadena Super U, imprime desde el año pasado un catalogo más diverso.

Catálogo diverso. Tiendas Super U, Francia
Recordemos que los juguetes son las herramientas que nos llevan a experimentar, explorar, aprender, socializar y crear, además potencian la imaginación y enseñan valores. Al elegirlos, no debemos dejarnos guiar por las etiquetas “chico” “chica”, ante todo no olvidemos que los juguetes son referentes de la infancia y al plantear diferencias por géneros, continuamos construyendo desigualdades.