Educación amplía la vigencia de los libros de texto a seis años

Esta medida pretende paliar los gastos de las familias en el inicio de curso

La Consellería de Educación ha decidido ampliar a partir del próximo curso la vigencia de los libros de texto y del material escolar a seis años, elevando así en dos los cuatro fijados en la actualidad. La Administración educativa establece un período mínimo durante el cual los centros educativos no pueden cambiar el libro elegido en cada asignatura y curso, es decir, no pueden variar la editorial o los materiales que requieren para trabajar en el aula.

A partir del 2013-14 esta vigencia mínima se eleva a seis años, con lo que todos los colegios que habían cumplido esos cuatro años deben permanecer dos más con los mismos textos. Esta medida se toma como apoyo «ás economías familiares no difícil contexto actual», explica la Xunta. No solo permitirá que los padres con más de un hijo puedan aprovechar el material para los siguientes durante un período de tiempo más amplio, sino que los bancos de libros -que cada vez son más frecuentes organizados por APA y por colegios- servirán durante más años a los estudiantes, con el consecuente ahorro en los bolsillos de las familias.

A la espera de la Lomce

Otro de los motivos para extender la duración de los libros de texto es la inminente aprobación de la Lomce, lo que obligará a cambiar prácticamente el material de todas las asignaturas en uno o dos años. De ahí que la Consellería de Educación haya decidido dar dos años más de vigencia a los textos, intentando que no haya que cambiarlos hasta que la Lomce fije nuevos contenidos. Castilla y León, por ejemplo, aprobó hace unos meses una duración mínima de cuatro años para los libros, ya que hasta este curso era flexible con este requisito.

Durante los seis años en los que no se podrán cambiar los libros se permitirán modificaciones en base a circunstancias excepcionales o de carácter pedagógico o científico que así lo aconsejen, pero siempre que lo establezca la consellería. La Administración educativa sostiene que además la medida favorece la transmisión al alumnado de la cultura del uso racional y sostenible de los recursos.

Menos fondos

Esta iniciativa compensa otras que no sentaron tan bien, como la reducción en los presupuestos del 2013 de la partida dirigida al programa de gratuidad solidaria para ayudar a las familias de rentas más bajas a la adquisición de los libros de texto. Los fondos destinados a este capítulo caen este año más de un 15 %, de 15,1 a 12,7 millones, aunque la Xunta aseguró que intentará modificar la partida para atender todas las peticiones.

Fonte: la Voz de Galicia