Educación actuará ante los casos de universitarios que no puedan pagar

La consellería está sorprendida por el aumento de los impagos de matrículas y pide a las universidades información detallada

La Consellería de Educación quiere saber hasta qué punto los impagos de matrícula de los universitarios gallegos son una consecuencia de la actual situación económica, o se deben a retrasos en los pagos o trámites administrativos, así como si hay alumnos que deben dejar los estudios superiores por causas económicas. De ahí que ayer mismo el secretario xeral de Universidades, José Alberto Díez de Castro, enviase una carta formal a las tres universidades gallegas en las que les pide los datos definitivos de anulaciones de matrícula desde el curso 2010-2011, y las previsiones del actual, «para ver si realmente ha habido una fluctuación y para saber a quién se le ha anulado de forma definitiva la matrícula», explica.

El incremento de notificaciones de impagos -en Vigo subieron en un año casi un 40 %, y en Santiago en tres meses hubo medio millar de requerimientos, una cifra igual a todo el 2012- puede deberse a varias causas, tal y como explican desde la Xunta. Una de ellas es el mayor fraccionamiento de los abonos. Si un alumno tiene seis plazos de matrícula y no paga uno se le envía una notificación, aunque finalmente se ponga el día. El secretario xeral de Universidades también achaca este aumento a la espera a la resolución de las becas del ministerio. «Hay alumnos que solicitan las becas sabiendo ya que no cumplen los requisitos, y cuando se les deniega se manda una notificación de impago, pero son de alguna manera impagos ficticios», afirma.

No obstante, la Xunta sí quiere conocer si hay un problema real que obligue a algún alumno a dejar los estudios. «Me extrañaría que por motivos económicos hubiese una cifra importante a los que se les anula la matrícula, porque entre las convocatorias que tienen las universidades y la propia Xunta se está cubriendo bastante bien», explica Díez de Castro.

Información sobre ayudas

Además de los datos sobre impagos y anulaciones de matrícula, la Xunta quiere saber también cuántas convocatorias de becas hay y qué requisitos piden, con el objetivo de que no se solapen y de que no haya agravios comparativos entre unas y otras. «No tiene sentido que un alumno tenga más ayudas por estudiar en una universidad que en otra, hay que tratar de que entre todas las ayudas se cubran todos los huecos», concluye.

Por su parte, el portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, aseguró que el fraccionamiento de los pagos puede incrementar los impagos y recordó que «seguimos sendo a comunidade autónoma que ten as taxas académicas máis baixas, a que está a facer unha política máis redistributiva e igualitaria no acceso á formación universitaria», con el fin de conseguir que nadie abandone los estudios

Las asociaciones de alumnos sí conocen abandonos

Las universidades presentan sus datos de impagos de matrícula registrados; los equipos de gobierno de estas instituciones aseguran que no hay alumnos que dejen los estudios por un motivo económico ya que siempre se han producido impagos en las facultades; la Xunta exige información para conocer cuál es la situación real y la evolución de estas cifras; y las asociaciones de universitarios aseguran que cada vez es más difícil estudiar en la Universidad. Probablemente la visión más certera sea la que combina todas las perspectivas.

Brais Pedreira, de los Comités, asegura que sí hay casos de estudiantes que dejaron la carrera ante un contexto adverso, no tanto por recibir una denegación de la beca sino «porque de repente o rapaz se viu nunha situación delicada e tivo que deixalo». Pedreira insiste en que cada vez se están conociendo más casos y los impagos van a más «e despois hai que ver tamén o alumnado que xa non accede á universidade por temas económicos, é dicir, estudantes que optan por ciclos formativos ou por matricularse na UNED, na universidade a distancia», concluye Pedreira.

«Para meus pais é un esforzo moi grande»

Adrián, de la Liga Estudantil Galega, tiene una opinión similar, e insiste en que hay abandonos debidos a la crisis. No hay una sola causa, aduce, «senón que se produce un colo dunha botella», es decir, el endurecimiento de los requisitos para obtener una beca por parte del Ministerio de Educación, el aumento del precio de las segundas y consecutivas convocatorias de matrícula -este curso no, pero el pasado subieron los precios de segundo y sucesivas- y la situación económica por la que pasan las familias acaban sumando hasta el punto de que hay alumnos que dejan las clases, apunta Adrián.

Las asociaciones estudiantiles lamentan que haya que «mendigar financiamento» de la Administración, pero son críticas también con los equipos rectorales al entender que «non hai apoios firmes desde as universidades». Desde los Comités reclaman, entre otras medidas, que se fraccionen más los pagos de matrícula, por ejemplo en la USC, en donde hay tres plazos para hacer los abonos.

¿Qué opinan los estudiantes?