Decálogo para comenzar o curso hfaciendo un uso correcto das pantallas

Conectados a la realidad

Decálogo para comenzar el curso haciendo un uso correcto de las pantallas

Un sencillo decálogo enseña a los niños a usar el móvil con seguridad

FOTO ALBERTO LOPEZ Un sencillo decálogo enseña a los niños a usar el móvil con seguridad

Fran no se acaba de dar cuenta de que el nuevo curso ya ha empezado y que el verano, muy a su pesar, ha finalizado. Por las tardes aún se tira varias horas con su diversión favorita: los videojuegos. De sentarse a hacer los deberes, nada de nada. Según dice, de momento los profesores no les han mandado tareas para casa y ni siquiera están fijados los exámenes. Sus padres, inmersos en su propia vuelta a la rutina laboral y familiar, no saben si creérselo. No les gusta demasiado que esté todo el día pegado a la pantalla de su nuevo teléfono móvil, regalo que recibió por su 13 cumpleaños. Pero él los tranquiliza: «Confiad en mí. Esto año voy a aprobar todo, ya veréis. Pero necesito el teléfono conmigo para estar en contacto con mis amigos, hacer trabajos… ¡Todos lo tienen!». No saben a qué hora lo apaga, si es que lo apaga en algún momento. Lo que está claro es que se levanta con sueño… ¡y con el móvil en la mano!

El Grupo de Redes Sociales de la Policía Nacional ha elaborado una sencilla lista para asegurarse de que los hijos menores de 14 años comienzan el nuevo curso en las mejores condiciones de seguridad y privacidad en el uso de Internet. Es un decálogo de normas básicas:

Evitar la hiperconexión al móvil y a Internet marcando unas pautas en cuanto al tiempo, la ocasión y el coste.

Comprobar la configuración de sus perfiles, que deben estar cerrados a su círculo personal.

Si los niños son aún pequeños, debe acompañárseles desde el principio. Instalar los programas, filtros o apps de gestión parental y seguridad oportunos.

Comprobar qué fotos se han subido a las redes sociales y si podrían ser perjudiciales para su imagen, ahora o en un futuro.

Pedirles que comprueben qué comentarios o imágenes referidos a otras personas han subido a sus perfiles. Explicarles lo grave que es el ciberacoso: que no lo hagan ni lo consientan a otros.

Comprobar qué fotos o vídeos se han hecho con el móvil y/o compartido a través del Whatsapp. Explicarles la importancia de proteger su imagen y privacidad y respetar siempre la del resto.

Que sepan decir no a la hora de agregar a desconocidos en sus espacios personales así como a acabar con una ciberrelación molesta o a salir de un grupo ocasional de verano creado en Whatsapp.Los padres deben recordarles las edades mínimas de acceso a plataformas online.

Explicarles la importancia de saber comprar o consumir bien la tecnología: que distingan su fiabilidad y legalidad, tipo de contenidos, etcétera

En la vuelta a la normalidad, es importante fijar con ellos por escrito unas normas de buen uso de su dispositivo conectado a Internet. Estas normas, pactadas de común acuerdo, se relajarán o cancelarán con mayor edad. Desde la Policía Nacional proponen un modelo de contrato descargable en este enlace: http://ow.ly/d/3jsb

¡EL MÓVIL TIENE UN BOTÓN DE APAGADO!

La escritora norteamericana, y madre de cinco hijos, Janell Burley se hizo famosa precisamente a través de Internet con el contrato que le hizo firmar a su hijo de 13 años en el momento de regalarle el ansiado iPhone. Las reglas que le puso fueron estas:

1. Es mi teléfono. Yo lo compré. Yo lo pagué. Yo te lo presto.

2. Yo siempre sabré la contraseña.

3. Si suena, cógelo. Di «hola». Sé educado. Coge siempre, siempre, la llamada de tus padres.

4. Entregarás el teléfono a tus padres a las 7.30 de la mañana cada día de colegio y a las 9.00 de la tarde durante el fin de semana. Estará apagado toda la noche y se volverá a encender a las 7.30 de la mañana.

5. No te llevarás el teléfono móvil al colegio. Conversa y habla con la gente y con tus amigos en persona.

6. Si el teléfono móvil se cae, se golpea o se estropea, tú eres el responsable. Por tanto, asumirás los costes de la sustitución o de la reparación.

7. No uses el teléfono móvil para mentir, hacer tonterías o engañar. No te involucres en conversaciones que sean dañinas para los demás. Sé un buen amigo.

8. No envíes mensajes, correos electrónicos o digas nada a través del teléfono móvil que no dirías en persona.

9. No envíes mensajes, correos electrónicos o digas a alguien algo que no le dirías en voz alta y en presencia de sus padres. Autocensúrate.

10. Apágalo o siléncialo cuando te encuentres en lugares públicos. Especialmente en restaurantes, en el cine o mientras hablas con otro.

11. No envíes ni recibas imágenes íntimas tuyas ni de otras personas. No te rías. Algún día estarás tentado de hacerlo, a pesar de tu gran inteligencia. Es arriesgado y puede arruinar tu vida de adolescente, joven y adulto.

12. No hagas millones de fotos o vídeos. No hay necesidad de documentar todo. Vive tus experiencias. Quedarán almacenas en tu memoria para toda la eternidad.

13. A veces conviene dejar el teléfono móvil en casa. Siéntete seguro de esa decisión. No es un ser vivo ni una ninguna extensión de tu cuerpo. Aprende a vivir sin él.

14. Bájate música que sea nueva o clásica o diferente de la que millones de chicos como tú escuchan, que es siempre lo mismo. Tu generación tiene un acceso a la música mayor que cualquier otra de la historia. Aprovecha ese don. Expande tus horizontes.

15. Mantén tus ojos abiertos. Observa el mundo que te rodea. Mira por la ventana. Escucha a los pájaros. Date un paseo. Habla con un desconocido. Pregúntate si es necesario buscar en Google.

16. Meterás la pata. Te quitaré el teléfono. Nos sentaremos y hablaremos sobre ello. Volveremos a empezar. Tú y yo siempre estamos aprendiendo. Somos un equipo. Estamos juntos en esto.

La Voz de la Escuela.La Voz de Galicia