As Pontes fuerza el diálogo para aclarar el futuro del Monte Caxado

 

 

Ana Caneiro Dacosta

Centenares de personas secundaron ayer una protesta ante la delegación territorial de Educación

 

«Estamos esperanzados», manifestó ayer el alcalde de As Pontes, Valentín González Formoso, tras anunciar -a las puertas de la delegación territorial de la Xunta en A Coruña, que la Consellería de Educación «está disposta a volver a negociar» sobre el futuro del colegio Monte Caxado. Con ese mensaje, González Formoso se dirigía a los cientos de ponteses que secundaron la última de las acciones de protesta convocadas por la comunidad educativa de la localidad. «Merece a pena seguir unidos e movilizarse porque ao final chegan os resultados», señaló el regidor socialista. Pendientes de confirmar el encuentro, el regidor socialista espera que se concrete «canto antes» porque «hai moita xente que está sufrindo con esta situación». No obstante, y a expensas de los detalles de la reunión, González indicó que «esperamos que nos podamos sentar con alguén con capacidade de decisión. Esta non é unha batalla contra ninguén, só queremos que se aplique o sentido común para empezar o curso con orde e certeza». La comunidad educativa pontesa tratará de forzar un acuerdo que, en palabras del alcalde, «vele polo interese de todos, non se trata só de tirar un muro, hai moitas máis cousas que analizar».

 La concentración fue el culmen de una marcha a pie -a la que se sumaron durante varios días centenares de vecinos- que arrancaba el pasado domingo desde el colegio Monte Caxado. Ayer, al grito de
Non ao peche, non á unificación,

la comitiva pontesa partió del Coliseo coruñés en dirección al edificio administrativo de Monelos provocando retenciones de tráfico en puntos de acceso a la ciudad como el polígono de Pocomaco o la entrada a Matogrande, donde se realizó una sentada. «Yo represento a tres estudiantes, cómo no voy a venir» comentaba uno de los padres presentes.

La movilización también contó con la presencia de alcaldes de la comarca y de algunos comerciantes locales -que volvieron a cerrar sus puertas en señal de protesta-. A todos ellos, González Formoso les agradeció su presencia y apoyo en estas últimas semanas. En el acto, alumnos ponteses exigieron a la Xunta «outras maneiras» porque «podemos renunciar a unha subvención, pero non á educación». «A masificación -insistieron- non é unha opción».

 

Educación dice que el decreto mejora la calidad educativa

El conselleiro de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, compareció ayer en el Parlamento gallego para defender la reorganización de los cuatro centros educativos gallegos afectados por el decreto aprobado a finales del pasado mes. Rodríguez aseguró que la medida fue diseñada atendiendo a criterios pedagógicos, demográficos y geográficos. Además, indicó que la reestructuración únicamente se planteó en los lugares en los que existe un IES a poca distancia y con capacidad para acoger al alumnado procedente de los centros que se extinguen.

En casos como el de As Pontes, explicó que las instalaciones seguirán funcionando con los alumnos de infantil y primaria.

Por otro lado, con respecto a las posibles negociaciones que se abren con la comunidad educativa pontesa, fuentes de la Consellería apuntan que el diálogo nunca se ha cerrado. En ese sentido, indican que desde el principio han trabajado para diseñar un marco educativo que incremente los servicios actuales. En su intervención, Rodríguez dijo entender que este tipo de medidas impliquen «nerviosismo e incertezas» entre los afectados y entre la comunidad educativa, pero aseguró que «as familias teñen que saber que adoptamos unha decisión que pretende dar máis oportunidades educativas para os seus fillos.

Fuente: La Voz de Galicia