ANPAS e LOMCE

Las Anpa critican que Educación aplique ya el próximo curso la ‘ley Wert’

Padres de colegios públicos y de centros católicos coinciden en apreciar “improvisación”

La presidenta de la Confederación de Anpas de Centros Públicos (Confapa-Galicia), Helena Gómez, augura un inicio de curso “movido” y da por hecho la convocatoria de movilizaciones contra la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), más conocida como ley Wert por el nombre del ministro, que tilda de “segregadora, sexista y de ideología neoliberal”. En declaraciones a Europa Press, Helena Gómez acusa a la Xunta de aplicar la nueva ley con “improvisación”. Mientras, su homóloga de la Confederación Católica Gallega de Anpas de Centros Concertados, María José Mansilla, admite que “quizás podría haberse esperado un año” para su aplicación.

“Las cosas se están haciendo de prisa y los profesores se encuentran con que no saben qué tienen que dar, y el director no sabe qué atribuciones va a tener”, afirma Helena Gómez. En cuanto a los libros de texto, en los cursos en los que se implantará la ley, señala que “varían muy poco”. “Más en la ideología que en el contenido”, sentencia.

Los conciertos con centros que separan a niños y niñas, consagrados por la ley Wert y restituidos ahora por la Xunta, constituyen, para las Anpas de centros públicos, “la gota que colma el vaso”. “Mientras se invierte dinero en estos colegios, en la pública se recorta cada vez más en profesores”, deploran.

Por su parte, la presidenta de los padres de centros concertados, María José Mansilla, afirma compartir la idea de que la Lomce se va a impulsar en Galicia con improvisación. Destaca que a los profesores “aún no les ha llegado el curriculum de Primaria” y cree que “quizás se podía haber esperado un año”. Pero no está por posibles movilizaciones: “Todo el mundo tiene derecho a manifestarse, pero al final los perjudicados son los alumnos”.

Mansilla afirma que era necesaria una reforma educativa, aunque considera que la Lomce tiene “aspectos mejorables”. “No se garantiza del todo las plazas escolares en centros concertados y la igualdad de trato entre la red pública y concertada”, añade. Como representante de los padres de centros católicos, defiende la decisión de sostener con dinero público a colegios que separan a los niños por sexos: “La educación diferenciada, como la mixta, es una opción pedagógica totalmente legítima”

EL Pais